¿Se está acabando el agua en el mundo?

Una buena pregunta esta de si se está acabando el agua en el mundo ¿verdad? Desde Agua Sin Límites como podéis imaginar, es un tema que nos preocupa especialmente, pero según los últimos informes la respuesta sería no, no se está acabando el agua en el mundo… todavía.

Aunque hayas exhalado un suspiro de alivio ante este “todavía”, tenemos que decirte que sí tienes motivos para preocuparte.

Y no es por el hecho de que el sol evapora diariamente un billón de toneladas de agua, ya que esta permanece en la atmósfera y tarde o temprano volverá a caer a la tierra en forma de precipitaciones.

En nuestro planeta hay aproximadamente 525 millones de kilómetros cúbicos de agua y esta cantidad seel-agua-en-el-planeta-es-la-misma-dsesde-hace-millones-de-años ha mantenido estable durante los último dos mil millones de años, lo que hace prever que seguirá habiendo la misma cantidad de agua en un futuro.

El problema no radica pues en qué se esté acabando el agua en nuestro planeta, pero sí en qué cantidad de esa agua es apta para el consumo humano y en la calidad de la misma.

Esta cantidad representa tan solo un 0,007% del agua existente en el globo terráqueo, que como veis no es mucho, aunque hasta ahora haya sido suficiente en términos generales. Pero lo que sí es un problema que debería de atajarse, es el hecho de que la calidad de potablidad del agua se reduce año tras año por causa de la contaminación medioambiental.

Además, y aunque atajemos este asunto de la contaminación, un problema insoslayable es el hecho de que al agua le ocurre lo mismo que al dinero: que no está bien repartida.

Mientras que en países como Estados Unidos se consumen más de 1300 millones de litros de agua cada día (cinco veces más que en toda Europa), hay otros lugares del mundo en los que la carencia de agua es total.

Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, actualmente más de 768 millones de personas no tienen acceso al agua potable.

Son en su mayoría personas que viven en la pobreza, y no solo en zonas rurales, sino también en núcleos urbanos marginales.

En los países en vías de desarrollo se producen el 98% de los 3 millones y medio de fallecimientos ocurridos por enfermedades causadas por la mala calidad del agua. Entre estas cifras se encuentra los más de 1400 niños de menos de cinco años que mueren diariamente por esta razón.cada-año-fallecen-más-niños-por-falta-de-agua-potable

Todas estas cifras son datos preocupantes sin duda, pero datos a día de hoy. Las perspectivas de que estas fatales cifras aumenten no vienen como consecuencia de que se está acabando el agua en el mundo como hemos dicho.

Para ir encajando la verdadera naturaleza del problema, podríamos decir que tenemos dos noticias, una buena y una mala.

La buena:

La cantidad de agua existente en el planeta parece mantenerse estable y a pesar de que sólo un porcentaje ínfimo de esta sea potable, hasta ahora y a pesar de su heterogénea distribución estaba siendo globalmente suficiente.

Incluso si consideramos que es posible que el ser humano entre en razón y vayamos siendo capaces de contaminar menos nuestro planeta, podremos evitar que el porcentaje de agua potable siga disminuyendo. ¿Entonces?

Ahora viene la mala noticia.

La mala noticia es que sigue habiendo la misma cantidad de agua en nuestro planeta…  pero no el mismo número de personas.

Según todos los índices demográficos, en 2025 (a la vuelta de la esquina) habrá cerca de 2000 millones de personas viviendo en regiones del planeta donde la escasez de agua será total.

Una persona necesita un mínimo de 500 metros cúbicos de agua potable al año para llevar una vida saludable, con lo que la carencia en ese año de este líquido vital para la especie humana se estima que causará la muerte de 4500 niños por día, principalmente residentes en países en vías de desarrollo.crecimiento-de-la-población-mundial

Cifras espeluznantes y que deberían ser objeto de preocupación inmediata por parte de los gobiernos de todos los países.

Y más considerando que las expectativas vitales de las personas aumentan cada vez más gracias a una mejor calidad de vida, mejor sanidad, etc. Esto es un motivo de alegría, pero sumado a la imparable tendencia de crecimiento de la población, arroja más datos preocupantes previstos para unos cuantos años más adelante.

Se prevé que este crecimiento demográfico hará que en 2050 aumente el consumo de agua un 44% para satisfacer las necesidades de la industria y de la población mundial.

Así que aunque no se está acabando el agua en nuestro planeta todo indica que la cantidad de agua potable disponible por persona disminuirá en el futuro, ese futuro en el que tal vez no viviremos nosotros, pero sí nuestro hijos y nuestros nietos.

Deberíamos pues presionar a los gobiernos para que encuentren e incentiven fórmulas que permitan disponer de los recursos hídricos necesarios para sustentar la vida humana en la Tierra.

Pero, si el agua existente en la Tierra sigue siendo la misma desde hace millones de años ¿de dónde sería posible conseguir más agua potable?

¿Dónde se encuentra esta? Y lo más importante: ¿es posible conseguir más cantidad?

De todo el agua existente en nuestro planeta, solo un 2.5% es agua dulce, encontrándose el 80% de esta cantidad en la superficie, en ríos y lagos.

El 20% restante se encuentra o bien bajo tierra, en depósitos subterráneos o en la atmósfera en forma de vapor de agua.

El 98% del agua existente en el planeta la encontramos en los océanos. Es por tanto agua salada.

Sabemos que se están haciendo esfuerzos para desalinizar el agua del mar, aunque por el momento los sistemas utilizados producen poca cantidad en relación con su alto coste, lo que nos llevaría a disponer de más agua, sí, peropotabilizar-el-agu no accesible económicamente a aquellas personas que precisamente más la necesitan.

También sabemos dónde hay más recursos de agua dulce en nuestro planeta: en la Antártida está el 90% de esos recursos.

Pero tal vez no sería razonable dedicarnos a sobreexplotar esa zona, ecológicamente vital para nuestro planeta Tierra, ya achacoso por la actividad irresponsable del ser humano

Es evidente la necesidad de tomar conciencia no solo de la situación actual, causa de sufrimiento de millones de seres humanos, sino de las previsibles situaciones futuras que puedan dar lugar a que, aunque aún no se está acabando el agua en el mundo, terminemos por llegar incluso a conflictos bélicos por un bien tan básico para la vida humana.

Si quieres ayudar a tomar conciencia de esta problemática no dejes de compartir este post por medio de los botones sociales.

Fuentes consultadas:

http://www.muyinteresante.es/naturaleza/articulo/diez-curiosidades-sobre-el-agua

http://eco13.net/2009/03/50-curiosidades-sobre-el-agua/

Anuncios

3 comentarios en “¿Se está acabando el agua en el mundo?

  1. Me parece muy humano, además de verdad, todo lo que dices en este post.
    Y no contamos que además las aguas de los rios puedan ser envenenadas en base a una guerra producida por el terrorismo que quizá no esté muy lejos.
    Me ha parecido muy interesante.
    Comparto.

    Me gusta

    • Son datos como para pensar. Y la tendencia es la que es, así que el futuro en cuanto al agua se refiere tiene mala pinta. Y eso sin contar, como dices, con que un ataque terrorista no envenene ríos o embalses de los que se surten las grandes ciudades. Veremos si la humanidad es capaz de poner remedio antes de que sea demasiado tarde.
      Gracias por tu comentario y un saludo, Mari Carmen.

      Me gusta

  2. Pingback: España sin agua en 2040: Cuando el destino nos alcance | #AguaSinLimites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s